domingo, 19 de agosto de 2012

El retorno del maestro cantor. Lecciones sobre el vuelo y las tinieblas.


Siempre los escritores notables sorprenden, y José Ángel Valente no fue la excepción. Con "Diario Anónimo" ( Editorial: Galaxia Gutenberg, 2011) nos encontramos ante el material de trabajo de uno de los intelectuales más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Desde el año 1959 hasta su muerte acaecida en el 2000 se van sucediendo las reflexiones claras y directas sobre el oficio de escritor, sus gustos literarios y culturales, sus pasiones, desencantos, alegrías y heridas que la vida le fue dejando. Un viaje apasionante de más de trescientas cincuenta páginas al fondo de lo oscuro, al punto cero reflexivo, a la pasión por las palabras y por la vida. Es de resaltar el prólogo atinado de Andrés Sánchez Robayna.
Y como botón de muestra: "No se llega a ser escritor más que cuando se empieza a tener una relación carnal con las palabras" (25 de abril de 1982).
"El poema es un animal respirante o no es... (7 de junio de 1983).
"En la cerámica china el contorno aisla lo representado (fénix, murciélago, dragón, rama de almendro en flor) reduciéndolo a su soledad esencial. Loto, almendro, figura humana en meditación, sobre el blanco (el fondo blanco (color de fondo), sobre el vacío esencial." (23 de septiembre de 1974).